Novedades en Medicina Estética La carboxiterapia
28 marzo, 2014
Escoliosis
31 marzo, 2014

La sudoración cutánea tiene solución

 

           El sudor es un fenómeno fisiológico normal de nuestro organismo destinado a mantener estable la temperatura del cuerpo, puesto que a través de este se elimina el calor sobrante. Sin embargo, cuando se trata de sudoración excesiva  puede provocar situaciones incomodas a las personas que lo padecen hasta ser rechazado socialmente.  

La Doctora Edith Abdala, quien obtuvo el título de Médico Cirujano en la Universidad Francisco de Miranda, Coro estado Falcón,  es especialista en Estética Medica, Cirugía Estética y Medicina de Obesidad con formaciónen la Fundación Centro de Estudio de Medicina Estética (Fuceme), en Caracas, receptiva y afectivamente nos comenta sobre la sudoración excesiva también llamada hiperhidrosis, definiéndola como el trastorno de las glándulas sudoríparas que se manifiesta en ciertas zonas del cuerpo principalmente en manos, pies y axilas, como respuesta exagerada a un estímulo emocional.

Asimismo, la experta en Medicina Estética reitera que se atribuye la causa “a un desorden a nivel nervioso en el cual el organismo produce más sudor del necesario, en un intento por regular o mantener la temperatura corporal”.

 

 La Médico Cirujano, afirma que la transpiración excesiva perturba severamente la calidad de vida de las personas que la sufren, sin dejar a un lado la sensación desagradable de humedad, en algunos casos mal olor, irritación, pigmentación de la piel y hongos. La hiperhidrosis se convierte con frecuencia en una limitante en las relaciones sociales. Algunas personas incluso producen más transpiración ante la sensación estresante de percibirse excesivamente sudadas, provocando así un fenómeno cíclico repetitivo.

 

  Tratamientosde la hiperhidrosis

 Actualmente, la sudoración cutánea tiene solución y puede ser tratada. El tratamiento además de detener la sudoración excesiva otorga seguridad en el ámbito social, laboral y personal mejorando considerablemente la calidad de vida del paciente.

Dentro de los tratamientos sumamente seguros y efectivos para aminorar la hiperhidrosis se pueden mencionar:

 

 Aplicación de toxina botulínica  o BOTOX: es una neurotóxina producida por una bacteria anaeróbica extraída en laboratorios especializados y se inyecta intradérmicamente inhibiendo la producción de sudor. Normalmente, este procedimiento se realiza en el consultorio, previa una prueba diagnóstica útil para determinar las zonas de mayor sudoración llamado “test de almidón iodado”, posteriormente se aplica hielo (crioanestesia) y finalmente se realiza  la  aplicación de botox en las axilas, manos o pies con una jeringa y aguja de pequeño calibre, realizando múltiples punturas con la toxina.

 

 La Doctora Abdala,  asevera que “la aplicación de la toxina botulínica   ha mostrado una tasa de éxito del 95 por ciento con una duración del efecto entre seis y doce meses. La dosis  promedio es de 100 UI dividida entre las 2 axilas. Su efecto comienza a hacerse evidente a los dos días y llega a su máxima eficacia a las 2 semanas, es necesario que el paciente no haga ejercicio intenso ni tomar un sauna después y antes del procedimiento”.

 

 Su inconveniente es que su aplicación es medianamente dolorosa, sin embargo con la aplicación de la crioanestesia ha sido todo un éxito. Está contraindicado en mujeres embarazadas,  período de lactancia, miastenia gravis o si  toman medicamentos que interfieren en la transmisión neuromuscular.

 

En cuanto a la Cirugía Menor, se le llama Resección de las Glándulas Sudoríparas, la galeno, señala que es un procedimiento ambulatorio con una duración aproximada de una  hora, inicialmente se lleva al paciente a un test de almidón iodado para establecer la zona de mayor sudoración y por medio de una incisión  de unos 5mm en un pliegue de la zona axilar previa anestesia local, se  realiza una “liposucción” o curetaje a  casi completo de las glándulas axilares, logrando una remoción de las glándulas  entre 80 a 90 por ciento.

 

 Finalmente, este procedimiento se puede realizar con anestesia local, con sedación  o anestesia general. Tiene una tasa de éxito alta, pudiéndose practicar pasada la adolescencia, las contraindicaciones son  las de una cirugía ambulatoria. Dentro de las complicaciones las más comunes son: hematomas, dolor e inflamación leve, con una recuperación inmediata a sus actividades diarias.

                                                                                                    

Por Samira Gómez]/Prensa Bisturí magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide