La alegría es la cura más efectiva para los males de la vida
17 abril, 2017
El yoga previene enfermedades cardíacas y degenerativas
18 abril, 2017

Enfermedad sanguínea denominada hemofilia

Son incontables y distintos los sangrados que una persona puede llegar a presentar en las diversas zonas de su cuerpo; situación que en un gran número de oportunidades se torna común para muchos. Pero ¿qué sucede cuando esos sangrados comienzan aumentar su aparición e intensidad? ¿O es que acaso resulta normal sangrar por la orina y en las heces? ¿Qué pasa con quienes sin causa alguna empiezan a notar un frecuente sangrado nasal? Y ¿Dónde se dejan los hematomas, el prologando sangramiento en heridas, extracciones dentales o cirugías?

Los individuos que suelen presentar este tipo de síntomas en los que solo prevalece el exceso de sangrado interno y externo con motivo o “sin motivo alguno”, se encuentran bajo los efectos de una enfermedad que aunque generalmente es hereditaria, también puede ser adquirida tras presentar en el organismo anticuerpos que atacan los factores de coagulación evitando que la sangre cumpla de manera correcta su función. La hemofilia, consiste en una enfermedad totalmente ligada al conocido cromosoma X o cromosoma sexual que poseen tanto los hombres como las mujeres, siendo los mismos los encargados de indicar el sexo de cada individuo, señalando así que los cromosomas XX son los portados por el género femenino, mientras que si es XY el sexo será cromosómicamente masculino.

Ante dicha situación cromosómica, las mujeres son las menos afectadas por la enfermedad, esto debido a lo poco frecuente que se hace poseer dos genes defectuosos. Es por ello que son ellas quienes usualmente transmiten el malestar que hasta hoy no tiene cura a sus hijas e hijos, generando de tal manera en las pequeñas un solo cromosoma X defectuoso que también las convertirá en trasmisoras del mal, y a los varones la penosa dificultad que tras presentar un solo cromosoma del tipo mencionado los hace sufrir a como dé lugar la enfermedad.

La hemofilia, al igual que un importante número de enfermedades conmemora su día mundial, en este caso gracias al nombramiento efectuado en el años 1989 por la Federación Mundial de la misma, la cual selecciono desde entonces el 17 de Abril como la fecha en la que se pretende crear conciencia y dar a conocer en cada rincón del planeta lo perjudicial que resulta ser la enfermedad para quienes la padecen de manera hereditaria, y para quienes la adquieren de forma individual-fecha seleccionada en honor al fundador de la federación Frank Schnabe, quien nació uno de esos días.

Hasta la época, investigadores no han logrado descubrir un tratamiento que brinde a los pacientes con hemofilia una cura definitiva. Sin embargo existen maneras de sobrellevar la enfermedad para que esta no afecte de modo total a quienes la padecen; siendo la única opción hasta nuestros días la profilaxis,  una infusión periódica de concentrados de factor de coagulación para evitar hemorragias, lo que permitirá a las personas padecientes de hemofilia leve o moderada una gran reducción en sus hemorragias espontaneas, buscando así contrarrestar su prolongación.

El método de prevención para la enfermedad según la Federación Española de Hemofilia (FEDHEMO) en el caso particular de su adquisición, enfatiza llevar una vida sana a base de buena alimentación y cotidianas pero no muy rigurosas técnicas de ejercicios.

En tal sentido, la hemofilia se ha convertido en una enfermedad complicada que si no recibe el tratamiento adecuado en el momento indicado, puede generar en los pacientes importantes daños. Es por ello que lo recomendable en este particular caso es visitar esporádicamente al especialista para tratar el mal de forma efectiva y así poseer un no muy limitado estilo de vida.

 

Ariolys Aguilera/Prensa Bisturí Magazine

Comments are closed.

Hide