Rompiendo paradigmas - Bisturi Magazine
Conoce la importancia en el cuidado del primer molar
25 octubre, 2017
El dilema de estirar antes o después
27 octubre, 2017

Rompiendo paradigmas

Parafraseando a Diane Loomans, quien es autora de títulos como “Lo que todos los niños quieren que sus padres sepan”, “12 claves para criar a un niño feliz” y muchos otros libros de gran renombre, afirma, si tuviera que volver a criar a mi hijo, primero construiría su autoestima y después nuestra casa. Sería mucho menos firme y lo afirmaría mucho más. Pintaría más mi dedo y lo señalaría menos. Haría con él más caminatas y volaríamos más cometas. Apartaría mis ojos del reloj y lo miraría con amor. Por su parte, el chileno David Hormachea quien también ha escrito libros referentes al tema de la crianza de los hijos, establece; “con sabiduría debes realizar la instrucción de tus hijos de acuerdo a sus inclinaciones individuales que cada uno de ellos recibió de Dios antes de que naciera. Cuando observes bien su inclinación y lo instruyas conforme a las características que Dios soberanamente les entregó, aunque pasen los años, su mente habrá sido formada de tal manera que los principios y valores enseñados estarán a su disposición para que los use, aunque él será el responsable final de su utilización y buenos resultados”.

 

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. Es una frase de Salomón el Rey Sabio. Si nos detenemos a pensar en el significado que encierra, no encontraremos con el término INSTRUIR, el cual proviene del latín: instruere, y traduce: proporcionar conocimientos, habilidades, implica doctrina – enseñanza. Viéndolo así, para instruir se requiere a un instructor.

 

¿Qué necesitamos entonces para instruir a nuestros hijos?

 

1º Amarlos: Dios nos ha dado a nuestros hijos, ellos no son un accidente, ni una molestia, un estorbo o impedimento para nuestra realización personal.

2º Conocerlos: ¿cuáles son sus inclinaciones?, ¿cómo se comporta?, ¿qué dice? ¿qué hace?, ¿cuáles son  sus gustos?

3º Ser Firmes: Papá y mamá deben ser un frente común. Debemos cumplir con lo que prometemos. No ceder ante sus manipulaciones.

4º Proporcionarles Estructura: Definitivamente, lo que no es bueno hoy, no será bueno mañana, sólo porque a papá y a mamá les conviene. Si hay un legado importante que dejar a nuestros hijos, se trata de las convicciones, principios, hábitos, valores.

5º Pasar tiempo con ellos: No sólo tiempo de  calidad, también es importante la cantidad de tiempo que con ellos pasamos, la convivencia, que tengamos la oportunidad de jugar, reír, orar, conversar, enseñarles como funcionan las cosas en casa, modelarlos con nuestro ejemplo y no tratar de imponer nuestra voluntad con un doble discurso que les diga a nuestro retoños “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”, desde el camino ancho te dirijo, para que tú, si transites por el camino angosto.

6º Orar por ellos: Pedir a DIOS: Sabiduría, amor, paciencia y mucha sensibilidad para instruirlos y que  se cumpla lo que Dios tiene planeado para ellos, es decir que se lleve a cabo ese plan perfecto que DIOS tiene para sus vidas.

Lcda. María Eloísa de Castro

vivirenfamiliaquebendicion@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide