Consecuencias del stress en la salud bucal - Bisturi Magazine
Soplo Inocente: Importancia diagnóstica
2 enero, 2014
Importancia de la mamografía
6 enero, 2014

Consecuencias del stress en la salud bucal

El stress, específicamente no es un conjunto determinado de síntomas; sino que puede manifestarse de diferentes maneras en el cuerpo humano. Sus efectos pueden llegar incluso a la cavidad oral.

El individuo a nivel mental está sometido a incomparables conflictos emocionales por períodos largos, que vienen a causa de reacciones somáticas que se proyectan en cambios patológicos. Entre los sistemas que mayormente se afectan, se encuentran el vascular, el neural y el endocrino.  La cavidad bucal conjuntamente con sus tejidos que la componen es sumamente sensible a estas influencias psicológicas; siendo en ocasiones, la expresión directa de muchas emociones y conflictos.

Para el odontólogo de hoy, es viable que el stress sea quizás unas de las causas importantes de los daños a los dientes y a la cavidad bucal en general después de la presencia de la placa bacteriana o dental. Donde la saliva juega un papel significativo en cuanto al stress, ya que su secreción va a estar condicionada por la estimulación de los diferentes sistemas nerviosos del organismo; además de otros factores como lo son; la edad, el ritmo cardiaco y algunas variables psicológicas.

Por lo tanto, tenemos que cuando la boca está seca, hay falta de lubricación de la lengua en relación con los dientes donde se interfiere en los patrones del habla, además de que se crea un ambiente adecuado para las bacterias que habitan normalmente en la boca, causando a su vez, la aparición de la enfermedad periodontal y de la caries dental.

El stress provoca en el individuo malos hábitos orales utilizados para liberar tensión. Un ejemplo típico es el apretar o rechinar los dientes  (bruxismo), lo cual causa fatiga a los músculos de la masticación produciendo espasmos musculares y alteración de la articulación temporomandibular (ATM). El bruxismo llega a ocasionar el desgaste parcial o total de la estructura dentaria según la intensidad con que se manifieste en el sistema dental; donde la persona debe utilizar férulas estabilizadoras para así relajar los músculos masticadores. Además el individuo debe cambiar hábitos alimenticios, posturas de dormir, evitar ambientes de stress, y cumplir las recomendaciones dadas por el odontólogo.

Otra revelación de stress a nivel bucal se puede reflejar a través de los tejidos blandos; como lo es la manipulación de los labios o mordisqueo de los mismos (queilofagia), ya que situaciones de angustia o desespero hacen que la persona decida morderse los labios, los carrillos (tejido detrás de las mejillas), originándose lesiones que pueden estar condicionadas según el estado de salud bucal de la misma.

El herpes labial es otra manifestación de stress a nivel bucal, y es ocasionado por el virus del herpes simple cuando el sistema inmunológico está deprimido. El herpes labial se contagia por contacto de piel a piel con área infectada. Una vez infectada la persona, el virus permanece latente sin hacer daño, su activación se ve relacionada cuando se deprime su sistema inmunológico, cuando hay exposición solar fuerte, y en el caso de las mujeres cuando se encuentran con el ciclo menstrual activo.

Las úlceras o llagas que aparecen en la boca  (aftas) son  causadas por stress agudo, trauma, alergia o por reacción a alguna  bacteria, estas lesiones no son contagiosas. Su fuente se desconoce con exactitud, se sabe que el factor emocional influye en su aparición. Existen técnicas naturales y farmacéuticas que alivian el dolor, se recomienda el diagnóstico profesional para descartar la presencia de patologías subyacentes de las cuales pueden ser uno de los síntomas. Son ulceraciones dolorosas de color blanco con areola roja que se ubican en piso de boca, debajo de la lengua, en los carrillos, en el paladar y en las encías.

Por último y no menos importante, se encuentra la onicofagia; que es el mal hábito de morderse o comerse las uñas, donde se sabe que un porcentaje de la población padece de este problema. La onicofagia se presenta en estados de ansiedad, normalmente asociado con el nerviosismo y el stress. Una vez en individuos ansiosos, puede ser desencadenada por el hambre, el aburrimiento y la inactividad. También, puede ser síntoma de algún trastorno mental o emocional, según su frecuencia. El morderse las uñas ocasiona problemas a la estructura del esmalte, dando como resultado la abrasión o desgaste de los bordes incisales de los dientes anteriores.

 

 Dr. Juan Carlos Ascanio

Odontólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide