Desprendimiento de vítreo posterior - Bisturi Magazine
Células Madres un mundo de esperanzas disponible a tu salud
13 diciembre, 2013
Lipoescultura: Trabajo de orfebre
19 diciembre, 2013

Desprendimiento de vítreo posterior

El vítreo es un gel que rellena el interior del globo ocular y está adherido a la retina. A partir de los 45-50 años se inicia un proceso de degeneración que provoca que este gel se haga más líquido (licuefacción del vítreo), se colapse y se separe de la superficie de la retina.

Es un proceso normal entre la sexta y la octava década de la vida pero que puede aparecer en edades más tempranas en personas con miopía, traumas o inflamaciones oculares. Algunos de los signos que pueden alertar al paciente frente a desprendimientos del vítreo posterior son aparición o incremento en la percepción de miodesopsias (moscas flotantes, hilos o telarañas), percepción de luces o destellos de luz. El diagnóstico de esta entidad es realizado por el oftalmólogo, realizando evaluación del fondo de ojo bajo dilatación de pupila y ante estos síntomas debe revisar cuidadosamente la periferia de la retina para ver que no haya ninguna ruptura, que pueda provocar un desprendimiento de retina, que deba ser tratada (Láser).

No existe un tratamiento que pueda revertir el proceso por el cual el vítreo pierde su consistencia, en realidad el único tratamiento es la extracción de humor vítreo y su reemplazo por líquido o gas (Vitrectomia). Sin embargo  ha de tenerse en cuenta que este tratamiento conlleva riesgos como catarata, desprendimiento de retina, aumento de la presión intraocular (Glaucoma), hemorragia intraocular e infecciones;  sólo se realizará cuando los síntomas son severos y/o comprometen de manera importante la visión. En ocasiones el desprendimiento de vítreo ocurre de manera anormal y presenta complicaciones tales como: Membranas epirretinianas, agujeros maculares, tracción vítreomacular, hemorragias retinianas, disco óptico o vítrea, desgarro retiniano y desprendimiento de retina regmatógeno las cuales en su mayoría ameritan cirugía. Por lo que se recomienda que toda persona que perciba los síntomas antes mencionados debe ser evaluado por un oftalmólogo y mantener un control periódico.

Dra. Alexandra España de Izquierdo

Oftalmólogo-Retinólogo 

Especialista en Reitna y Vítreo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide