Disciplina si, amor también
26 diciembre, 2013
Síndrome de Colon Irritable
30 diciembre, 2013

Dormir bien

Dormir bien es esencial para mantenernos sanos, lo normal es dormir de noche entre seis y 10 horas cada día, en promedio las personas adultas duermen unas ocho  horas cada noche.

Algunas de las alteraciones del sueño son:

                       Dificultad para conciliar el sueño: cuando al acostarse se tarda más de media hora en quedarse dormido.

 ·                     Despertar precoz: cuando se despierta en la madrugada o media noche y no puede volver a dormirse.

 ·                     Hipersomnia: cuando después de dormir  ocho horas o más siente que el sueño es insuficiente y necesita dormir más tiempo.

       Parasomnias: son las alteraciones como sonambulismo, síndrome de piernas inquietas, terrores nocturnos, pesadillas, apnea del sueño y otras alteraciones.

Llamamos higiene del sueño a una serie de hábitos de conducta que nos facilitan el comienzo o el mantenimiento del sueño. Tome nota de los siguientes puntos:

  La cama es para dormir y para amar. No utilice nunca la cama para trabajar, estudiar, comer, ver la televisión, entre otros. Si tiene dificultades con su sueño es importante que asocie la idea de estar en la cama con el sueño.

Procure acostarse a la misma hora habitualmente y realice un pequeño ritual siempre repetido. Por ejemplo: Póngase la pijama, vaya al baño, lávese los dientes, cepíllese el pelo y acuéstese. Repita siempre la misma secuencia de actos.Cuando se acueste procure relajarse, no utilice el momento de irse a acostar para repasar los problemas del día.

Levántese siempre a la misma hora. No importa lo bien o mal que haya dormido. Procure permanecer en la cama el tiempo justo de su sueño, no se quede en la cama después de despertarse.

       Si necesita dormir de día o acostumbra a hacerlo, duerma siestas cortas, de 20 minutos a una hora. Realizar siestas largas puede hacer que no concilie el sueño en la noche.

       Evite acostarse con el estómag  o lleno o con hambre. Evite excitantes como el café, el té o el tabaco. Tampoco se recomienda tomar alcohol pues induce un sueño irregular y de mala calidad.

     El ejercicio físico mejora la calidad del sueño siempre que sea suave, no violento o agresivo y nunca antes de dormir, mejor por la tarde y realizado de forma frecuente y regular.

     La mayoría de las veces los problemas para dormir son consecuencia de otros problemas de salud o de preocupaciones y ansiedad, en estos casos el trastorno del sueño se corrige al corregirse la causa, tratando la enfermedad subyacente o resolviendo los conflictos que afligen a la persona.

     Si usted piensa que sufre una alteración del sueño busque ayuda profesional, nunca se automedique, los sedantes deben ser prescritos por un médico, y su uso es delicado puesto que la mayoría de los sedantes generan dependencia.

   Dra. Mariana Tescari

 Psiquiatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide