Implantes Dentales
24 octubre, 2014
Retinopatía Diabética
27 octubre, 2014

La hipersensibilidad dental

Es una condición que se puede controlar

Si al comer un helado, tomar chocolate caliente y hasta para sonreír, sientes un dolor palpitante, agudo y breve en los dientes e inmediatamente como acto reflejo te llevas la mano a la boca. Se trata de un episodio de hipersensibilidad dental.

¿Y por qué ocurre?

Para entender por qué ocurre la hipensensibilidad dental es necesario saber que el diente está compuesto por varias capas: el esmalte protege la parte interna del diente y una fina capa, llamada cemento radicular, protege las raíces debajo de la línea de las encías. Debajo del esmalte y del cemento radicular está la dentina, que contiene miles de túbulos microscópicos que conectan la parte exterior del diente con las terminaciones nerviosas (pulpa). “Cuando estas capas protectoras desaparecen, quedan expuestos los túbulos de la dentina permitiendo que pase aire y líquido frío o caliente, éste llega a la pulpa que es, el contenido nervioso y vascular del diente, entonces allí se estimula este tejido causando un dolor agudo e irritante”, explica la Dra. Elina Granella, odontólogo, egresada de la Universidad de Carabobo (UC) en el año 2002. Además, cuenta con diversos  diplomados en Estética y Prótesis, Universidad del Zulia (LUZ), 2003,  Ortopedia Dento facial y Ortodoncia Interceptiva, 2007 y Odontopediatría por la Universidad de Carabobo (UC), 2012. 

¿Qué la causa?

La mejor forma de descubrir por qué un diente es sensible es llevar a cabo una evaluación por parte del profesional de la salud dental. Ellos pueden buscar las señales de exposición de la dentina y realizar pruebas para determinar el origen real de la hipersensibilidad. La Dra. Granella considera que la primera causa se debe a la exposición del cuello de los dientes “hay una patología llamada trauma oclusal, que es muy difícil de controlar, generada por la maloclusión (mala mordida o bruxismo) la encía se retrae, disminuye y aumenta el borde del cuello, se reabsorbe el cemento, y al quedar expuesto es fatal, la encía no vuelve a su lugar”. Esto a su vez provoca problemas periodontales, debido al estrés de la vida diaria y que se refleja mediante contracciones de los músculos masticadores dando como resultado este tipo de fracturas o lesiones. En otros casos, la sensibilidad se debe a la pérdida de esmalte a causa de:

  • El mal cepillado puede perjudicar la fina capa de esmalte que se sitúa entre el diente y la encía, aunado a esto ocasiona una retracción gingival.
  • El consumo de bebidas carbonatadas (tales como la soda y los refrescos), las cuales causan la erosión del esmalte y la exposición de la dentina.
  • Los ácidos que se encuentran en los alimentos pueden erosionar y desmineralizar el esmalte de los dientes.
  • Pacientes bulímicos y mujeres embarazadas que vomitan mucho, puesto que, el ácido gástrico en la boca produce abrasión.

Además, algunos tratamientos tales como el blanqueamiento de dientes, las limpiezas dentales profesionales, la colocación de ortodoncia o de una restauración causan hipersensibilidad durante o después del procedimiento. Otros factores que desencadenan la hipersensibilidad dental se encuentra asociado por enfermedades inherentes a las personas como “la fluorosiso la hipoplasiadel esmalte (es un esmalte inmaduro que no terminó su correcta formación), esas son condiciones que presentan algunos individuos bien sea de nacimiento, hereditarios  o adquirida en la infancia debido a la alta ingesta de antibióticos que afectan el esmalte, quienes tienen  un esmalte hipoplásico es difícil de solventar en el área clínica, pero depende de la regularidad del  paciente y de su constancia para poderlo controlar”, señala la experta. ¡Si hay solución! El tratamiento para la hipersensibilidad dental va depender de la  situación del paciente:

  • Realizar una limpieza
  • Usar un cepillado dental adecuado de cerdas muy suaves, junto con una crema dental con alta concentración de flúor.
  • Aplicar un barniz de flúor neutro en las áreas sensibles para ayudar a fortalecer el diente.
  • Colocar flúor en espuma o en gel en una férula y luego colocarla en su boca durante 3 a 5 minutos, proporcionando a los dientes una alta concentración de flúor para fortalecer las áreas.

Pero si se trata de la exposición del área del cuello del diente, se pueden aplicar agentes adhesivos tipo resinas que también producen una capa protectora “las restauraciones de resinas fotocuradas, se colocan sobre el reborde y tiene un aspecto igual al del diente, y al fotocurarlo con las lámparas LED, se endurecen, ya que tienen dentro de sus componente partículas de nano relleno que existen hoy en día, por lo tanto se utilizan para  rellenar los túbulos que se encuentran en la dentina para que no pase ninguna sustancia que pueda producir  molestia”, apunta la odontóloga.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide