Hambre emocional. Cuando los alimentos se convierten en un antidepresivo - Bisturi Magazine
Descubre cómo potenciar la “vena creativa” en los niños
28 febrero, 2018
Conoce a la menopausia mucho más allá de los sofocos
7 marzo, 2018

Hambre emocional. Cuando los alimentos se convierten en un antidepresivo

En la época actual, debido a las diversas dificultades presentes en el día a día y más si se vive en un país como Venezuela, los niveles de estrés suelen crecer con el pasar de las horas, y la ansiedad se comienza a manifestar sin aviso alguno. Utilizar la comida como un antidepresivo natural es la principal de las alarmas que tiene como fin avisar si el hambre que se siente en distintos momentos es real o solamente emocional.

Según la especialista en nutrición y dietética, Licenciada Leomary Zambrano. “El hambre emocional no es más que una alteración que el mismos individuo tiende a crear dependiendo del estado de ánimo en el que se encuentre, muchas veces se toma a la comida como un método de recompensa en momentos de vivir ciertos tipos de estrés, lo que ha generado la obesidad en grandes niveles, esto debido a que el cerebro de todo ser humano, cuando éste se encuentra comiendo, coloca actuar la dopamina, generando en los pacientes una sensación de placer y tranquilidad que en la mayoría de los casos adoptan como un hábito”.

Cabe destacar,  que diferenciar entre la ansiedad y el hambre es el primer paso que se debe tomar en cuenta para proceder a lidiar esa dura batalla con nuestras propias emocionas. La ansiedad en primera  instancia responde a ese deseo repentino e incontrolable de comer; mientras que el hambre en lugar de responder a un deseo, reconoce una necesidad que si es posible controlar.

Entre las más comunes causas o detonantes que pueden llevar a una persona a sentir hambre emocional se enumeran:

  • Problemas familiares.
  • Inconvenientes personales.
  • Desesperación.
  • Estrés.

Señaló la  nutricionista que cuando un paciente si posee un amplio nivel de estrés por diversos problemas que quizás no sabe cómo manejar, lo ideal es acudir a un especialista en psicología. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que en un gran número de ocasiones el área nutricional también suele verse afectada, y es ahí donde se debe buscar ayuda profesional para saber si quizás son las hormonas las que están alteradas o realmente existe un problema de ansiedad que no tiene nada que ver con la parte hormonal.

 

También explico que es necesario  identificar y aceptar que se posee un grave problema con respecto a las emociones, lo cual  suele ser una de las tareas más sencillas pero a su vez más complejas de corregir y sobrellevar. Para reconocer esta incontrolable ansiedad,  refiere  que lo principal es darse cuenta de qué se busca comer cuando las distintas emociones comienzan a manifestarse como por ejemplo: ¿Cuándo se te antoja el chocolate, cuándo estás triste?, ¿Deseas comer chatarra cuando estas feliz?, ¿El mal humor te lleva a desear comer una torta o helado para endulzar tu vida?

Colocándole un nombre a cada problema y entendiendo que de manera inconsciente estas asumiendo que es ese alimento el que calma la ansiedad del momento y a su vez reconocerlo como rutina, es el paso más importante para acudir por una ayuda al nutricionista, ya que todo ello puede llevar a sufrir una alteración en el metabolismo.

Por tal motivo,  la nutricionista Zambrano  recomienda que para  lograr identificar y controlar el hambre emocional se debe tomar en cuenta:

  • Hora en la que el deseo de comer se manifiesta.
  • Suele querer dulce o salado.
  • Al almorzar, tratar de mezclar la comida con muchas fibras como ensaladas, y los jugos realizarlos con poco azúcar.
  • Comer cada tres horas porciones pequeñas de comidas nutritivas.
  • Comenzar a sustituir toda la azúcar deseada en chocolates, helados y tortas por maní, frutas, cotufas, gelatina y chocolate puro cacao rico en magnesio.

“Es importante también resaltar que muchas de las enfermedades que hoy en día sufren los venezolanos y los ciudadanos a nivel mundial se deben al no saber comer, y al no colocar la buena alimentación como una prioridad. Y es que la mejor inversión que todo individuo puede realizar es comer saludable y  hacer actividad física”, puntualizo  Leomary Zambrano.

 

Ariolys Aguilera/Prensa Bisturí Magazine

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide