Estrabismo Infantil: ¿Enfermedad o condición?
25 octubre, 2017
Rompiendo paradigmas
26 octubre, 2017

Conoce la importancia en el cuidado del primer molar

La irreversible caída de los dientes de leche es un hecho que normalmente comienza a proceder durante los 5 primeros años de vida, perdurando hasta la llegada de los 6 o 7 años de edad, dándole paso así al ansiado proceso de renovación de dientes que hará que los pequeños de casa ya posean una dentadura sana y definitiva.

La seguridad de que en las ya mencionadas edades comprendidas los niños tendrán su natural cambio de dientes para allí darle la bienvenida a los que si los acompañarán por el resto de sus vidas, muchas veces hace que los padres no presten la atención adecuada en cuanto al cuidado bucal general, por el hecho de que en unos años esos dientes serán mudados, ignorando por completo que existen piezas específicas que desde el momento en el que aparecen son definitivas, es decir no serán mudadas jamás, y en el asunto particular de perderlas no aparecerán nuevamente; siendo justo este el tan poco conocido caso del primer molar.

Durante una muy interesante entrevista llevada a cabo en el centro comercial Fuente Real de la ciudad de Acarigua estado Portuguesa, específicamente en el consultorio odontológico de la Doctora María Eugenia Noguera, quien en el año 2015 obtuvo su título de odontólogo en la Universidad de Carabobo, se hizo posible conocer esta realidad ampliamente desconocida por la sociedad.

“El primer molar es una pieza dental que nace siendo permanente; razón por la cual todos llegamos a la adultez y pasamos la misma con esos cuatro primeros molares de leche. Su ubicación se genera en la parte posterior de la dentadura inicial, es decir, de los dientes de leche, encontrando su espacio justo antes del segundo molar y dos puntos antes de la tan conocida muela del juicio o cordal”. Señala la profesional de la odontología.

A diferencia del resto de los dientes de leche, el primer molar aparece luego de que ya los mismos han salido completamente sin haberse generado con anterioridad un movimiento previo, llegando al área bucal de cada paciente a partir de los cinco, seis, o seis años y medio.

Noguera destaca que, “es el primer molar una pieza dental que posee una importancia bastante particular, esto debido a que al salir más temprano que el resto de los dientes  definitivos y luego de haber aparecido todos los de leche, son los primeros molares los que tienden a concebir la función de una llave cuando el resto de los dientes comienzan a fluir, siendo la misma conocida como“llave molar”, la cual tiene como objetivo hacer que cada diente quede en una perfecta oclusión, es decir, perfectamente ubicados tope a tope los de arriba con los de abajo”.

Haciendo a su vez la odontólogo mención sobre otros datos importantes de conocer con respecto a la importancia presente en esos 4 primeros molares definitivos de leche, señala que:

  • Determinan el lugar específico de cada pieza dental, contando entre ella las muelas que posteriormente comienzan a salir en la zona trasera del área bucal.
  • Dan estabilidad en la oclusión.
  • Ayudan a prevenir o disminuir la probabilidad de presentar un problema en la articulación temporomandibular cuando ya se es adulto.

¿Qué sucede si en casos particulares es necesaria la extracción del primer molar?

“Este tipo de casos solo puede ocurrir cuando el paciente no presenta una higiene bucal básica y adecuada, situación que puede generar caries profundas difíciles y hasta imposibles de tratar, haciéndose por tal razón necesaria la extracción de ese primer molar que cumple la función de mantener a cada pieza dental en su determinado lugar. Al extraerlas el paciente presentará un desorden a nivel de la articulación temporomandibular, es decir el resto de las muelas pueden llegar a moverse, además se corre el riesgo de que con el pasar de los años el diente superior que acompañaba al molar baje hasta donde se encuentra su espacio exponiendo sus raíces y saliendo de su tope” Resalta Noguera.

La buena higiene bucal, un correcto cepillado tres veces al día e ir al odontólogo por lo menos cada 6 meses para efectuar una limpieza dental profesional, será lo que marque la diferencia entre una dentadura natural, sana y duradera por el resto de la vida, a una dentadura con usuales movimientos y piezas faltantes.

Ariolys Aguilera/Prensa Bisturí Magazine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide