Demencia
27 octubre, 2014
Siete reglas para solucionar problemas de pareja
27 octubre, 2014

Trastorno hipocondríaco

La característica esencial de este trastorno es la preocupación irracional y persistente por la posibilidad de sufrir una o más enfermedades físicas graves, sin embargo, cuando al paciente se le examina y se le estudia, no se le encuentra ninguna enfermedad física que justifique sus síntomas, es decir, que el paciente está médicamente sano, pero su preocupación por estar enfermo persiste a todo razonamiento lógico.

El paciente percibe sus síntomas como reales, no está simulando ni manipulando, sino que realmente siente el dolor o las molestias de los que se queja, es decir, que aunque el dolor o las molestias sean psicológicos, el paciente los padece como verdaderos. Se estima que la prevalencia de este trastorno mental en la población general es del 2 por ciento. En una población como Acarigua-Araure probablemente 10 mil personas desarrollarán la enfermedad en algún momento de su vida.

Para estas personas las sensaciones del funcionamiento del cuerpo son interpretadas como angustiantes, habitualmente, el hipocondríaco enfoca la atención en sus órganos, tomando aspectos normales del funcionamiento de su cuerpo (como gases, eructos, movimientos intestinales, fatiga por cansancio, calambres por malas posturas, hipo, entre otros) como signos de enfermedad.

Las personas que padecen de trastorno hipocondríaco suelen tener depresión, ansiedad y la sensación de que nadie los entiende o de que ningún médico logra encontrar las supuestas causas de su enfermedad física. Acuden a médicos de diversas especialidades, los cuales al no encontrar una anormalidad suelen referirlo a otro especialista y así el paciente va recorriendo internistas, cardiólogos, reumatólogos, homeópatas, entre otros, llegando a hacer una verdadera peregrinación médica sin encontrar un diagnóstico.

Es frecuente observar que los pacientes con trastorno hipocondríaco rechazan acudir al único especialista que realmente está capacitado para atender su enfermedad, y que es el médico psiquiatra, tal rechazo se debe a que el paciente está completamente convencido de que su problema realmente es físico y no acepta que es emocional.

El verdadero origen de los síntomas del paciente hipocondríaco es psicológico, internamente estas personas tienen conflictos emocionales profundos que son inconscientes, es decir, la persona lleva en sí un sufrimiento o conflicto emocional que no puede evidenciar porque está almacenado en su mente de manera simbólica, y que sólo puede expresarse mediante la transformación de esa energía emocional disfuncional en un síntoma físico.

El tratamiento del trastorno hipocondríaco es sencillo, pero se hace difícil debido a que el paciente generalmente se niega a aceptar la necesidad de ir al psiquiatra argumentando frases como: “yo no estoy loco”. Debido a este rechazo del tratamiento el trastorno suele tener un mal pronóstico. Sin embargo, la mitad de los pacientes que aceptan el tratamiento psiquiátrico, logran superar los síntomas y llevar una vida normal. El tratamiento psiquiátrico del trastorno hipocondríaco se centra en el manejo de la ansiedad y durante las sesiones de terapia se ayuda al paciente a resolver sus conflictos inconscientes. La duración del tratamiento es prolongado, puede durar años y requerir sesiones de terapia semanales para empezar a ver resultados. Las recaídas son frecuentes pero suelen disminuirse cuando se incorpora a la familia al proceso de tratamiento.

Dra. Mariana Tescari 

Médico Psiquiatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide