PARASITOSIS INTESTINAL
11 diciembre, 2015
Otitis Externa: una infección conocida también como “oído de nadador”
25 enero, 2016

TUBERCULOSIS INFANTIL

La tuberculosis (TBC) es una enfermedad infectocontagiosa producida por el Mycobacterium Tuberculosis, bacilo ácido alcohol resistente de crecimiento lento. La tuberculosis infantil puede ser congénita, perinatal o 

B346728C-6C28-46F5-91A1-4AA1AF57F551_jpg__209__400__CROPz0x209y400post perinatal.  Esta última ocurre con frecuencia diferente, en relación al estado de prevalencia existente en una zona geográfica determinada.  En nuestro medio la mayoría de los casos se observan durante la niñez.  

     La puerta de entrada en más del 95% de los casos es respiratoria, el diagnóstico de certeza se realiza mediante el aislamiento del bacilo,sin embargo, las lesiones iniciales como las que presentan la mayoría de los niños, son paucibacilares. Por lo tanto, el diagnóstico en Pediatría se debe realizar basándose en elementos epidemiológicos, clínicos y radiológicos.

     Se debe investigar exhaustivamente buscando al enfermo TBC contagiante, tanto en el ambiente intradomiciliario; así como entre las personas que, aunque no convivan, frecuenten al niño. La pobreza, las malas condiciones de la vivienda, el hacinamiento, la promiscuidad, la incultura general e higiénica son factores de importancia decisiva en la evolución de cualquier caso de TBC.

     En el niño se debe investigar sobre factores que favorecen la TBC como, Vacunación BCG , Historia nutricional einmunitaria, enfermedades padecidas y tratamientos realizados, enfermedades o tratamientos anergizantes: sarampión, coqueluche, diabetes, desnutrición, inmunodepresión congénita o adquirida, tratamiento prolongado con corticoides o inmunosupresores.

     La mayoría de los niños enfermos presentan TBC de localización pulmonar con síntomas respiratorios que dependen de la extensión lesional o pueden hallarse asintomáticos y el diagnóstico se sospecha por la noción epidemiológica de contacto con adulto bacilífero y se confirma mediante exámenes complementarios.

     Los lactantes y niños pequeños tienen mayor probabilidad de presentar síntomas, estos pueden ser generales como inapetencia, descenso o falta de progreso de peso, decaimiento, astenia, o síndrome febril de cualquier tipo o respiratorios, como tos, sibilancias, neumonía uni o multifocal sin respuesta al tratamiento antibiótico. Puede acompañarse de compromiso pleural, atelectasia o dificultad respiratoria por compresión bronquial de los ganglios mediastinales. Otros casos se pueden presentar directamente con signos de localización extrapulmonar como adenitis periférica o  meningoencefalitis.

     Los niños más grandes y adolescentes pueden presentar formas primarias como la descrita o  TBC pulmonar extraprimaria, similar a la del adulto, con tos, astenia, anorexia, sudoración nocturna, pérdida de peso y fiebre; con semiología de bronconeumonía o cavitación pulmonar, en ocasiones acompañada de hemóptisis. Suelen tener baciloscopías de esputo positivas. Sin embargo, algunos pacientes llegan a la consulta con escasa sintomatología, como tos crónica o adelgazamiento.

 

Dra. Marisbell Merchán

Neumopediatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide