Yodo, esencial para el buen funcionamiento de la tiroide
22 mayo, 2017
Posible control de epidemia del sida para el 2030
23 mayo, 2017

Enfermedad de Crohn, afección crónica y sistemática

La enfermedad de Crohn es la más prevalente de todas las enfermedades inflamatorias intestinales, por delante de la colitis ulcerosa y de las colitis pendientes de clasificar.

La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) estima que existen en torno a 220.000 pacientes diagnosticados de enfermedades inflamatorias intestinales y la mitad de ellos padecen la enfermedad de Crohn. Afecta principalmente a personas jóvenes de entre 16 y 45 años, aunque recientemente se está produciendo un repunte de casos en menos de 16 años.

Una enfermedad inmunomediada

El proceso inflamatorio con el que cursa la enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, aunque en un 50% de los casos la zona afectada es la intersección entre el intestino delgado y el colon.

“Las causas no están claras y no podemos afirmar que sea una enfermedad autoinmune porque es posible que existan agentes externos que la desencadenen, como problemas en la microbiota, en la barrera intestinal o una mayor susceptibilidad genética, pero con toda seguridad podemos decir que es inmunomediada“, explica el responsable Comité de Relaciones Institucionales de la Fundación Española del Aparata Digestivo (FEAD), Yago González, en una entrevista con EFESalud.

Al tratarse de una enfermedad sistémica que se manifiesta con una respuesta del sistema inmune, puede afectar también a los ojos, a las articulaciones o producir lesiones cutáneas. Según este experto, hasta uno de cada tres pacientes presentan problemas en otros órganos fuera del aparato digestivo.

Tradicionalmente se dice que esta patología cursa con brotes, pero un porcentaje importante de los pacientes tiene una actividad crónica mantenida: “Esta es la vertiente más peligrosa porque los afectados se acostumbran a los síntomas y dejan que la enfermedad progrese de manera silente y se pierda la efectividad de los tratamientos”, advierte el doctor González, también especialista de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Puerta de Hierro.

De acuerdo con este experto, a veces los síntomas no son muy llamativos y el diagnóstico se complica. Para ello, es necesario realizar una endoscopia y observar lesiones atípicas en la pared intestinal y, sobre todo, la presencia de úlceras, que es lo que genera todas las manifestaciones clínicas; la más común es la diarrea, con o sin sangre. También puede producirse dolor, anemia, ferropenia y cansancio.

Otras pruebas de imagen, biopsias y un cuadro clínico compatible podrían completar el diagnóstico.

“Los pacientes pueden tardar un año y medio de media en ser diagnosticados de enfermedad de Crohn y muchos piensan que tienen intestino irritable o gases”, informa el doctor González.

 

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Hide